Mi blog

Mi blog tiene tu nombre,

tus ojos,

tu pelo rizado,

tu piel y esos vaqueros desgastados

tiene tu risa,

tus chistes malos,

y tu forma de mirar.

Tiene todo eso

que nunca me atrevería contar.

Tiene el mismo tono de rojo

que tiene tu cara

cuando te ríes

porque algo te ha hecho gracia.

Tiene esa sonrisa

que llevas dibujada

todas las mañanas.

Tiene tu gusto musical,

que tanto me fascina.

Tiene todo lo que

de ti odio,

aunque,

a la vez admiro.

Anuncios

Me muero de ganas de echarte de menos.

Imagen

Es irónico como esa era una de mis frases favoritas. Hasta que empecé a echarte de menos. Y empezar a comprender que ya lo he perdido todo. Que ya no estás, que ya nada volverá a ser lo mismo y de que he perdido la última pizca de esperanza que aun me quedaba. Y comprender que tal vez amar es otra cosa. Es sentirse ligeros y libres. Es saber que no pretendes apropiarte del corazón de otro, que no es tuyo, que no te toca por contrato. Debes merecerlo cada día. Eres consciente de que hay respuestas que quizá deban cambiarse. A veces es preciso partir para volver a encontrar el camino, pero.. ¿ Y si no lo vuelves a encontrar?, ¿o si lo vuelves a encontrar solo es a ratos, y solo por segundos? Es triste ver como se desvanece el amor en una cuestión de horas, minutos, tal vez segundos. Y sentir esa impotencia al ver que ya está todo acabado y no tiene más remedio. Es desesperante no saber cuándo va a ser la última vez que le dirigirás la palabra al amor de tu vida. La última vez que te verás en sus pupilas. La última vez que le vas a sonreír. Nunca sabes cuando va a pasar, hasta que pasa. Y nunca sabes que pasa hasta que te cae el mundo encima y te arrebata cada trocito de sueño que aun te queda vivo. Sinceramente, no consigo asimilarlo, por mas tiempo que haya pasado, sigo siendo la misma niña tonta que enamoraste que daría la vida por volver a encontrarse en tus pupilas. Sigo siendo la misma que era antes de ayer, con algún fracaso encima, pero, aparte de todo esto, sigo siendo la misma persona dispuesta a matar a quien haga falta, incluso a uno mismo por volver a escuchar tu voz, y oye llámalo cursi, pero gracias por enseñarme amar.

~27~9~10~

http://www.youtube.com/watch?v=UblA9JAc0TA

Sufrir, dejarse morir

Suicidio. Amor. Estas dos palabras van muy bien juntas, queiero decir, quien no ha visto el amor no correspndido como uno de los mejores suicidios? Todo se empieza con una simple atracción, luego, los sentimientos crecen, y crecen, y crecen, y te van matando por dentro, te hacen sufrir. Es cuando sientes que ya no merece la pena luchar para nada mas en la vida, y no te das cuenta que estás empezando a morirte lentamente, porque tu lo has querido. Y te sientes impotente. No puedes hacer nada para ayudarte a ti mismo. Pero ese es tu suicidio. Amar, es uno de los mejores suicidios. Te acostumbras al dolor. Te vuelves adicto a el. A sus sonrísas. Que bonita sonrisa la del dolor. Y que preciosos ojos. Y te quedas en ese estado de éxtasis. Y todo es perfecto, o al menos así es como lo ves. Lo ves perfecto aunque no te estás dando cuenta de que te estas muriendo, pero, que precioso es. Y que perfecto.

Te necesito, joder

Te necesito otra vez en mi vida, de verdad, no se como quieres que te lo diga, ya no puedo más, echo muchísimo demenos tu sonrisa, todo. Te echo demenos. Pero como te lo digo? Tu y yo ya no somos nada. Ni amigos. Ni compañeros. Quizás seamos dos conocidos con recuerdos en común. Si te acuerdas claro. Aunque preferiría que olvidaras los malos momentos. Aunque sean los que nos hacen distinguir lo bueno de lo malo. Espero que hayas perdonado todo por lo que te hice pasar. Lo siento, de verdad. Espero que entiendas que solo era una cría que no sabia lo que hacia. En serio. Lo siento. Espero que algún día puedas llegar a perdonarmelo todo. Nunca lo hice por joder, solo porque, no sabia lo que hacia. Siempre has sido muy importante para mi. Quizá desde el primer momento. Supongo que ahora todas las decisiones están en tus manos. Se que lo sabes todo. Y conociéndote, seguro que te gustaría oírlo todo de mi boca, pero lo siento, no soy capaz. No podría hacerlo. De verdad, te necesito. Necesito un abrazo tuyo y que me digas que “No pasa nada tonta, todo va a estar bien.” necesito tomar parte de tus alegrías y tristezas. Necesito que volvamos a ser los mismos otra vez. Y lo que mas necesito es que me perdones, de verdad. Cuantas cosas me gustaría decirte. Tantas cosas que nunca fui capaz de decir ni creo que lo seré algún día. Y de verdad estoy harta de decirte todo lo que tengo que decir solo en mis sueños. Y es que no puedo mas. Todo me sale mal. Nada es como pensaba. Y hay momentos en los que todo me arde por dentro y me quema que estés cerca de mi. Tu eres mi infierno. Una cosa prohibida para mi. Pero a veces el infierno, no es infierno. A veces confundimos los conceptos. Y una simple sauna puede parecer un infierno. Y se que la esperanza es lo ultimo que muere. Pero a veces me pregunto si de verdad merece la pena arruinar mi presente por un pasado que no tiene futuro. No se si yo soy el mal que venga por el bien o tu eres el mal que va por el bien. Todo es muy confuso. Y cada vez hay mas dudas. Y mas preguntas que se forman en mi mente sin sentido. Y todo porque ya no se que hacer. Cada vez pienso que es tarde probar a decite la verdad y vuelvo desde el principio.

Necesitaba esto

Dentro de lo que cabe ya no formas parte de mi vida, y te he sustituido por personas que al parecer disfrutan en mi compañía, y al parecer ven en mi eso que tu nunca has podido ver.

Pero has hecho tanto daño, me has dejado tantas secuelas que ya no confío en nadie, por mas que lo intente, por más que me esfuerce sigo desconfiando, pasándolo mal cuando no debería hacerlo, sigo actuando como una niña ante un adulto que le ofrece un caramelo, dudando de sus intenciones cuando están más claras que el agua para bien, o para mal, eso da igual.

Me has dejado tan mal, tan destrozada que me llevará mil años reconstruir lo que has roto, y no es justo, no lo es para nada que repita patrones con personas que no se lo merecen, y joder, cuánto daño. Cuánta impotencia ante la situación. Y soy mujer dentro de lo que cabe, y tengo hormonas, y aveces me consume la ansiedad, como por ejemplo hoy, y mira que me duele, porque es como pagar con otros el daño que tu has hecho, y no sé si lo he dicho alguna vez, pero no me hace ninguna gracia. Que por fin haya alguien que me vea como soy, y que aunque queras o no, fastidiarlo tú, con tu ausencia, como en otras ocasiones, pero esta vez más que nunca, por que la verdad, esta vez si me importa a quien hago daño. Y esta vez más que nunca, no quiero fastidiarla como siempre, pero igual, se ve que ya es tarde.

Necesito seguir adelante

La vida me ha puesto a prueba durante varios años, y dependiendo de a quien se lo preguntes te dirán si en esos años pasé las pruebas o no. Pero finalmente siento que he superado esas pruebas, aunque me llevara su tiempo. Personalmente me siento capacitada para seguir adelante, decir adiós sin que me duela, pasar página o tirar el libro.

Ahora mas que nunca estoy a gusto conmigo misma e incluso me he abierto a la posibilidad de conocer nuevas personas, y sobretodo dejarlas entrar en mi vida como nadie lo había hecho desde que te conocí. Y sí, este es tu blog, y escribiré siempre que tenga la necesidad de desahogarme después de algún que otro encontronazo en el que salten chispas, pues como siempre digo has sido y estoy segura de que seguirás siendo una de las personas más importantes que hayan pasado por mi vida aunque no te quedaras. Siempre, pero siempre te querré. Y siempre, pero siempre te desearé lo mejor aunque no sea conmigo, porque tranquilo, aunque no sea contigo, he aprendido a disfrutar de mi compañía y de la de otras personas que no sean tú, así que cero rencores, cero malos rollos, y cero problemas, porque ahora estoy mejor que nunca.

Puede que algún día en el futuro seamos amigos, y nos contaremos como van nuestras vidas, pero hasta que llegue ese día… seguiré adelante.

Poco a poco vas saliendo de mi mente

Poco a poco aprendo a superar esas pruebas que la vida me pone, esos golpes del Karma, y esos momentos incómodos de los que no hay salida.

Ahora más que nunca me siento en paz conmigo misma, y de alguna forma un tanto retorcida contigo, por más odio que te tenga. Me da rabia que seas así, aunque la exasperación y la ansiedad ya no son parte de mi vida.

He sustituido todas mis emociones hacia ti por rabia e incertidumbre, pues no paras de dejarme sorprendida con cada acto tuyo.

Estás ahí, y yo lo tengo asumido. Estás ahí, pero ya no me dueles. Estás ahí, con ella, y no entiendo el ”cómo” o el ”porque” pero la situación me provoca mucha calma.

Ya no seré gafe, diciendo que te he superado, pero me arriesgo a decir que ya no dueles, que ya no das sentido a mi vida.

Así que te propongo un brindis.

”Por todos los amores muertos, por las pasiones agotadas.”

Ironía de la vida…

Y cuando menos te lo esperas, cuando menos lo deseas, cuando más me desespera tu recuerdo, tu fantasma, tu misterio…

 

Puede que sea hipócrita, sembrando odio, rencor y rabia, pues tú no eres culpable.

Solo que todo parece ser una broma pesada, que seas tan yo, y que no lo puedas ver. Ojalá las cosas hubiesen salido bien hace unos meses, pues hoy no estaría en esta situación tan insoportable.

Y hoy te odio, sí, en cierto modo pues parece que fue ayer cuando te quería a más no poder. Dicen que el odio nace de querer demasiado a una persona, y en mi caso es que te detesto.

Se ha hecho mucho daño, por todas partes, se han deteriorado demasiadas cosas. Y cuando parecía que solo tú podías derribar mis muros, aprendí a construir  y a reconstruir para poder salir indemne. He construido un laberinto, con mil trampas, prácticamente inaccesible. Que nadie pueda atravesarlo, y que nadie se atreva a hacerlo.

Pero tampoco hay gran cosa al final del laberinto, solo un trozo de hielo, peculiarmente esculpido en forma de corazón.

Te odio

Te odio con el ardor de mil soles,

te detesto

te aborrezco,

me cansas

me consumes,

te detesto

te desprecio

te abomino,

me destrozas

me agotas

me fatigas

me desgastas,

me robas el alma

y lo partes en pedazos como si nada.

Rabia.

Recuerdo que al no tener humanidad cualquier sentimiento o sensación era buena. La rabia entre ellas. Es bueno sentir algo, lo que sea con tal de que te haga recordar que los sentimientos son parte de ti y por lo tanto de tu forma de vivir.

Yo no sentía nada. Había olvidado lo que era amar a alguien hasta que te doliera el alma. Había olvidado lo que era tu mirada. E incluso había olvidado como se hundía mi cuerpo en la tierra con tu mirada. No sé si es que has perdido tu encanto, o tu forma de hacerme sentir cual niña retrasada. No sé porque me miras si nunca has sentido nada por mi, si siempre fui un vago recuerdo que pasa por tu mente, pero tus ojos clavados en mi por mas de medio segundo me hacen explotar de rabia. No tienes derecho. No se te permite mirarme, no soy tu juguete, no soy tu ”para siempre” no soy nada ni nadie. No me conoces. Has de hacerte el loco al verme, pues ya no me recuerdas, nada de miradas, y nada de encuentros. Puede que hace dos semanas me moría por verte. Y puede que no hay nada que me derrita como tu mirada caliente, pero por qué yo? Por qué fijar tu vista en mi? puede que me equivocara, que no fuera hacía mi. Pero si no es así, la rabia me consumirá de aquí hasta el fin.

No vuelvas a mirarme, perdiste ese  derecho al pasar tanto tiempo junto a ella. Lo sabes y lo sé, no es justo para nadie. Deja de invadir mi calma.

Miedo

Me gustaría que todo el mundo pudiera ver, o leer lo que viene a continuación. Creo que es lo que más ma ha motivado a tomar decisiones últimamente en la vida.

Miedo.

Sentimiento de desconfianza, que impulsa a creer que ocurrirá algo contrario a lo que se desea. No sé a vosotros, pero a mí lo que más me ha llamado la atención de esta definición ha sido desconfianza.

Cometemos el tremendo error de desconfiar de nosotros mismos. Y sobre todo de nuestras posibilidades. Nos pasamos toda una vida cultivando el conformismo. ¿Y por qué? Por miedo.

Nos hacemos siempre las mismas preguntas. ¿Y si fracaso? ¿Y si me dice que no? ¿Y qué dirán los demás? ¿Empezar de cero otra vez? ¿Y cómo sé que lo desconocido es mejor que lo conocido? ¿Y si me la ahostio?

Tenemos miedo a avanzar, y a arriesgarnos, cuando en verdad no nos damos cuenta que tendríamos que tenerlo al conformarnos y al no hacer nada. Un hombre sabio, muy sabio dijo una vez que la valentía no es ausencia de miedo, sino la conquista del mismo.

Nos pasmos la vida, siguiendo la corriente de lo que la sociedad espera de nosotros. ¿Y por qué? Por miedo a no ser respetados. Dejamos escapar la magia de una mirada, de un silencio, de una media sonrisa, o de una simple conversación. ¿Y por qué? Por miedo a ser rechazados. Ahuyentamos nuestros sueños más profundos. Esos que de pequeños no parábamos de gritar. Eso en los que pensamos los domingos por la noche al apagar la luz, sí. Esos que no contamos a nadie. ¿Y por qué? Por miedo a equivocarnos.

Ponemos un escudo tras otro, tras otro, tras otro a nuestros corazones. Es más fácil poner un escudo que una tirita ¿verdad? El problema es que lo transformamos en una máquina, una máquina que solo bombea sangre y no sentimientos. ¿Y por qué? Por miedo a que nos hagan daño.

Nos auto convencemos como cobardes de que nuestra vida está bien como está, de que ese cosquilleo que ha sentido en el estómago por ella, o por él, no son mariposas, son abejas asesinas. Dejando sin una mísera oportunidad a esas personas maravillosas que pasan a cuentagotas por nuestras vidas. ¿Y por qué? Por miedo a no ser amados.

Cambiamos. Nos ocultamos tras máscaras. A veces incluso creamos personalidades como quien crea un personaje en los sims. Ocultamos nuestra verdadera apariencia como quien oculta una mentira a sus padres. ¿Y por qué? Por el puto miedo al qué dirán. Pero estamos tontos. No nos damos cuenta de que la mayor riqueza que podamos aportar a nuestras vidas y a las de los demás es la de ser nosotros mismos.

Quédate quieto. Mira hacia atrás y párate a pensar todo tu camino recorrido hasta ahora. Observa las variantes que has tomado y pregúntate; ¿son decisiones que has querido tomar tú?  ¿estás dónde querías estar? ¿y lo más importante… te gusta dónde estás?

¿Sabes lo bueno? Que tú eres el dueño de tus pies. Y quedan muchos, muchos, muchos kilómetros todavía por andar. Por eso siéntete orgulloso de ser como eres. Valora tus virtudes, pero sobre todo valora tus defectos. ¿Y por qué? Porque estos últimos son los que te hacen diferente del resto de la gente. ¿Miedo? ¿Y tú? Sí, tu. ¿Qué harías si no tuvieses miedo?

Los derechos de autor le pertenecen a Alex Puértolas y aquí os dejo el video original. 

Tras tantos, tantos, tantos puntos y aparte…

Reflexión nocturna entre las 3:00 y 4:00 a.m.

Haga lo que haga, vaya a donde vaya, salga con quien salga, siempre, pero siempre, siempre, siempre, vas a estar ahí. En un grupo, una canción, un bar en el me dijiste ”hola”, en una espalda semejante a la tuya; pero no igual, pues es inigualable, en ”un chupito más y estoy feliz” en cada chiste malo, en cada risa, en cada punto y  aparte; aunque al final sea un punto suspensivo, en cada clase, pasillo, o centímetro que hayas recorrido, en cada vez que haya dicho ”ya no” refiriéndome a ti, en cada viernes por la noche que no quito los ojos de de las puertas de los bares, en cada folio en blanco que miro pensando qué podrías hacer con el. En cada noche en vela, por algún que otro auto-engaño de que lo único que siento es nostalgia, o yo que sé… Por cada tranvía que pasa y hace girar mi cabeza de forma automatica a ver si estas. Por todo eso e incluso mucho mas.

Joder. Mira si estoy jodida. Creo que esta noche he brindado por todo eso.

Pero no de brindises va la cosa. Sino de que estoy segura que me voy a ir, y sé que tu eres la razón principal de que lo haga. Para estar lejos de ti. Para dejar esa paranoia de ”es una ciudad pequeña, ¿y si… lo veo hoy?” Tras ese definitivo punto y aparte en este blog, aquí estoy; gracias tequila, sacas toda mi creatividad, o al menos parte de ella. Paradoja, paradoja, paradoja. Llevo tanto alcohol  encima que ya no se como escribir.

Pero ahí estabas, en tantos lugares, sin estar, y estando a la vez. ¿me entiendes? en una mesa, en un sofá, en una silla, un banco, la esquina de una calle, un asiento… ¿qué más da? no eras tu, solo tu fantasma; aunque a decir verdad, ya no duele, simplemente está ahí, no tiene vuelta atrás. Y cito lo que me llevó a escribir todo esto:

‘¿Cómo te atreves a volver?’

‘Contigo yo me acostumbré a perder,

mi corazón funciona sin latidos’

Y la cosa es que volviste hace mucho, pero no tenia coraje para decir nada. Y ya no es que te quiera, siempre lo haré, me he hecho a la idea, pero no puedes estar presente siempre. Por eso será mejor alejarme.

 

*cuando esté sobria y consciente lo volveré a editar.*

Feliz cumpleaños, hermana. 24 ya. Y 18 y medio cuidándome. Gracias.

Tocar fondo…

Suelo escribir caza vez que algo me angustia, me atormenta, me desespera y me crea ese estado de ansiedad que me tiene hasta las narices ya, pero resulta que estoy perdiendo ese hábito.
Hace una semana podría haber escrito una novela completa dados los acontecimientos. Estoy en un torbellino de sentimientos que no dejan mi mente lúcida.
Llevo los niveles de ansiedad por las nubes, más altos incluso que los de un suicida. Y estoy estancada. No veo forma de seguir adelante, y eso me hunde un poco más.
Dicen que lo bueno de tocar fondo es que sólo puedes ir hacia arriba, pero veo que sigo hundiéndome cómo una bola de cañón en medio del mar. También podría haberme puesto a mi misma de ejemplo ya que nunca aprendí a nadar, y dadas las circunstancias eso me perjudica demasiado a la hora de intentar salir hacia adelante e ir hacia arriba. Y cada vez que estoy segura de que he tocado fondo, a la semana aparece algo más.  Otros minutos de ansiedad, conversaciones, saludos y muchas decepciones, disfrazadas de sonrisas, de bromas y alguna risa para encajar. Una mirada perdida y noches en vela, porque a decir verdad, por más que lo intente hay cosas que no van a desaparecer por más que se intenten olvidar.
Y sí, aquí estamos otro 29 de mayo después de todos estos años.